EL ALQUIMISTA IMPACIENTE, de LORENZO SILVA


A7XRAOOCAT9DCB0CAAQB8BWCAAL0LKKCAUFCDHWCAU9F4Q7CAZGXAZ2CABHH47ECAN0R81FCA5WGM0ZCAB3Y89DCAD56TB4CAIA39NNCAQW67N4CAZ7U6A4CAJNAMJHCA0MZMZNCA8SIDZ2CAS1QNQ5.jpg

EL ALQUIMISTA IMPACIENTE, de LORENZO SILVA

‚ÄúLa postura era cualquier cosa menos confortable. El cuerpo estaba boca abajo, con los brazos extendidos en toda su longitud y las mu√Īecas amarradas a las patas de la cama. Ten√≠a la cara vuelta hacia la izquierda y las piernas dobladas bajo el vientre. Las nalgas se sosten√≠an un poco en alto sobre los talones y entre ellas se alzaba, merced a su impotente curvatura, un aparatoso m√°stil de caucho rojo rematado por un pomp√≥n rosa.‚ÄĚ

Deja una respuesta