Archive for julio 2016

EXCURSI√ďN POR EL MAESTRAZGO

En el curso que terminamos, entre todos hemos puesto especial atención en cuidar los bienes de todos, como son las aulas, las mesas, las paredes, así como en aprovechar bien los recursos naturales, reduciendo el consumo (energía, papel, etc.) y favoreciendo su uso racional y el reciclaje de los residuos. Se ha notado mucho la implicación de los alumnos en todo ello. Lo vemos los profesores pero, sobre todo, el personal de limpieza que es quien habitualmente lo sufre.

Una de las iniciativas puestas en pr√°ctica para conseguir esta implicaci√≥n ha sido poner en marcha un concurso entre todas las aulas de E.S.O. consistente en realizar evaluaciones peri√≥dicas e imprevistas por una comisi√≥n de profesores que hemos supervisado las aulas durante algunos recreos. Bueno, esto no es algo nuevo, pues ya se puso en pr√°ctica hace dos a√Īos y tambi√©n con muy buenos resultados.

Para incentivar la participación prometimos un premio para los equipos más implicados y que consistía en una excursión a un espacio natural de la provincia de Teruel a realizar a final de curso. El pasado 20 de junio llegó ese día.

Los alumnos de los grupos 3¬ļ ESO A, 3¬ļ PMAR y 3¬™ B, en este orden, fueron los ganadores.

Tras pasar por los valles del Jiloca, Pancrudo, Mart√≠n, Cabra, Escuriza y Guadalopillo y otros tantos puertos de monta√Īa (¬°qu√© extensa es la provincia de Teruel!) llegamos a Molinos. Nos sorprendi√≥ el barranco de San Nicol√°s en el medio del pueblo.
2016-06-20 10.02.20

Dimos una vuelta mientras almorz√°bamos y despu√©s nos encaminamos con el autob√ļs a la Cueva de Las Graderas, tambi√©n conocida como Grutas de Cristal.

A todos nos sorprendi√≥. Entre unas monta√Īas calizas y ba√Īadas de luz, tan solo pobladas de sabinas, enebro y romero, entramos en un mundo subterr√°neo. Sensaci√≥n de frescor y de humedad. Es una cueva muy grande. Nosotros solo visitamos dos salas situadas a distinta altura. De los techos colgaban estalactitas, algunas fin√≠simas y largu√≠simas. Nos contaron que la formaci√≥n de cada cent√≠metro necesitaba cien a√Īos de goteo. Desde el suelo se levantaban las estalagmitas. Algunas se un√≠a con las anteriores formando columnas. De algunos techos colgaban coladas, como cortinas. De algunas paredes surg√≠an cascadas. El gu√≠a nos insisti√≥ en las estalagtitas exc√©ntricas, aquellas que crecen en direcciones no verticales.

Foto tomada de la web http://valderrobres-candida.com/grutas-del-cristal-molinos/

Y también nos habló de los organismos que habitan en la cueva. Nos llamaron la atención las manchas verdes de las paredes, resultado del crecimiento de algas microscópicas que aprovechan la luz de los focos. Y nos imaginamos a las tres especies de murciélagos que allí también viven, además de invertebrados diminutos con adaptaciones a la vida subterránea. El audio que emitieron y los juegos de luz nos ayudaron a comprender mejor el valor natural de la Cueva de Las Graderas.

Una vez en el pueblo visitamos un centro de interpretación de este Monumento Natural. Allí proyectaron un audiovisual en el que se entrevistaba a los espeleólogos descubridores y se comentaba el impacto que supuso en el pueblo.

Después nos fuimos a conocer el Centro de Desarrollo del Maestrazgo de Teruel.

All√≠, dos t√©cnicos nos explicaron su trabajo. La dificultad de promover las iniciativas econ√≥micas sostenibles en esta comarca, los problemas de comunicaci√≥n y la grave despoblaci√≥n. Nos animaron a ser ‚Äúembajadores‚ÄĚ de las bellezas de estas monta√Īas para animar a otras personas a conocerlas y disfrutarlas.

Subimos a un cerro donde había una ermita y una torre con un campanario.

DSC_0107

Desde allí se tenía una preciosa vista de los dos barrancos que bordean el pueblo de Molinos, los cultivos de almendro y de olivera y los agrestes montes que los rodean.

Desde all√≠ nos acercamos a la plaza Mayor. Vimos la impresionante iglesia de estilo g√≥tico levantino con sus dos p√≥rticos, el ayuntamiento, los soportales y otras casas solariegas. No es raro que est√© declarado Conjunto Hist√≥rico. Algunos ya hab√≠an aprovechado la plaza para jugar un partido de f√ļtbol.

DSC_0109

Por √ļltimo, fuimos a visitar el Museo de Arte con la obra de Eleuterio Blasco, escultor de vanguardia de la primera mitad del siglo XX que triunf√≥ en Par√≠s y que tiene obra en importantes museos de Europa y Norteam√©rica.

En esta sala de exposiciones pudimos ver la mandíbula del Hombre de Molinos que fue encontrada en la cueva de Las Graderas y nos asomamos a un mirador desde el que se veían los tejados de las casas y los montes del entorno.

De all√≠ nos fuimos a Castellote viendo por el camino el precioso pueblo de Seno y la ermita del Llovedor. Tiempo libre para comer. Calor, mucho calor. Descansamos un poco pero volvimos a la carga. Esta vez el objetivo era ascender a los restos del castillo templario que est√° colgado sobre unos pe√Īascos. Desde la plaza lo ve√≠amos como algo inalcanzable. Poco a poco, comenzamos a subir callejeando hasta llegar a la iglesia de San Miguel, tambi√©n de estilo g√≥tico, donde nos refrescamos en la oportuna fuente, mientras los abuelos nos observaban socarrones a la sombra de los √°rboles.

DSC_0129

El camino sub√≠a trazando lazadas. Pasamos junto a una bandera de Arag√≥n que cada a√Īo instala una asociaci√≥n cultural de Castellote.

2016-06-20 16.25.05

Y entramos en el castillo. Bueno, en sus ruinas. Restauradas, eso sí. Es un castillo que fue bombardeado y después demolido por las tropas liberales durante la Primera Guerra Carlista.

DSC_0122

La vista era espectacular. Se ve√≠an las monta√Īas del Alto Maestrazgo, ya lindando con la Comunidad Valenciana, orladas de aerogeneradores; las excavaciones abandonadas a cielo abierto de lignito y las canteras de arcilla a√ļn en explotaci√≥n; la presa del embalse de Santolea. Y, sobre todo, el valle del Guadalope, poco antes de abrirse hacia Alca√Īiz.

DSC_0130

Tras bajar dedicamos a recorrer el caso antiguo de Castellote. Es también un Conjunto Histórico, como Molinos, tanto por sus monumentos (ayuntamiento, lonja y fuente gótica, palacios, ermita, etc.) como por sus casas populares, la mayoría cerradas por la despoblación.

DSC_0138

Terminamos disfrutando de un merecido refresco y de varias partidas de futbolín y volvimos a Calamocha agotados tras esta jornada tan intensa.